El pasado lunes tuvimos el placer de participar en la gala de HoyTú (Federación Regional de Empresarios de la Hostelería y el Turismo),  una gran fiesta llena de emociones y reencuentros tras los años más duros de la pandemia. Los asistentes pudieron disfrutar de nuestra estación con una completa selección de los mejores quesos artesanos.
La Lechera de Burdeos nació con el objetivo de trasladar y difundir la “cultura del queso” y queremos agradecer el inmenso apoyo que la hostelería murciana nos ha dado durante todos estos años en esta misión.
Gracias a la hostelería, también, damos grandes oportunidades a los pequeños productores que están luchando día tras día por defender raza, patrimonio agrario, biodiversidad y empleo rural.
Gracias a HoyTú por un magnífico día, gracias al sector hostelero por ser nuestro gran aliado y altavoz de la cultura quesera y gracias a los “artesanos del queso” que trabajan sin descanso para traernos siempre lo mejor, siempre estaremos con todos y cada uno de vosotros.

[/vc_column_text][mk_blockquote style=”line-style” text_size=”16″ align=”left” width=”1/1″ el_position=”first last”]En otro tiempo llamado Vacherin. Fue el primer queso francés que logró la AOC, en 1952 y la DOP en 1996. Procede del Macizo de Jura, en la región francesa de Franche-Comté. Para producir una sola rueda de Comté de 40kg se necesitan alrededor de 400 litros de leche, es decir, la producción diaria de 30 vacas.[/mk_blockquote][vc_column_text disable_pattern=”true” align=”left” margin_bottom=”0″ p_margin_bottom=”20″ width=”1/1″ el_position=”first last”]

La riqueza y la diversidad de los pastos de la montaña y la marcada diferenciación de las estaciones aportan al Comté su único sabor, además de la leche de las dos únicas razas nativas de vaca que deben utilizarse: la Montbéliarde, conocida por el dulzor de su leche, constituye el 95% del ganado, y la parte restante la conforman las vacas Simmental francesas.

Tras la obtención de la leche y la formación del queso, es en el silencio y la oscuridad de la bodega donde el Comté sufrirá su segunda transformación y será objeto de un cuidado atento para promover el desarrollo organoléptico que ocurre naturalmente durante los meses posteriores.
Afinar es saber cómo llevar un queso a la madurez. Afinar es un trabajo que requiere mucha paciencia: se necesitan largos meses para hacer de un queso blanco, un producto rico en sabores y olores.

Cada Comté que sale de la bodega está rodeado por una “banda de marcado” verde o marrón que reflejará su calidad.
Es colocado por el afinador que toma nota de cada rueda de molienda en función de varios criterios, entre los cuales el sabor es el más importante.
Los quesos clasificados de 14 a 20/20 reciben una banda verde “Comté Bell” y los señalados de 12 a 14, reciben una banda marrón “Comté”. Los quesos con una puntuación inferior a 12 no tienen derecho a la designación.

Deberá siempre elaborarse con leche cruda y tener una maduración mínima de 4 meses. La corteza tiene una superficie granulada. De pasta compacta, ligera y flexible, variando del amarillo crema al amarillo oscuro, cabe la posibilidad de que se le desarrollen algunos ojos. De sabores muy diversos, vinculado con su lugar de elaboración. Pueden aparecer aromas florales y sabores a fruta en verano y a nuez en invierno. Su sabor puede recordar desde la mantequilla derretido, batido de chocolate, avellanas, caramelos o aromas tostados, cuero, pimienta o chocolate negro.
En Francia se toma prácticamente a cualquier hora del día. Como se funde bien, es común encontrarlo en numerosos platos franceses como en “quiches”, sopas, tartas, o las famosas fondues”. Su textura cremosa y sabor afrutado combinan muy bien con el pescado y la carne blanca, así como con los vinos del Jura de la región, como por ejemplo la Chardonnay, Chenin Blanc o Viognier. En general, con vino blanco seco o con champagne en el aperitivo.

[/vc_column_text][vc_column_text disable_pattern=”true” align=”left” margin_bottom=”0″ p_margin_bottom=”20″ width=”1/1″ el_position=”first last”]

 

[mk_blockquote style=”line-style” text_size=”16″ align=”left” width=”1/1″ el_position=”first last”]

El inicio de su cosecha está programado para el 17 de septiembre, el vino se comercializa dos meses después de la cosecha. La mayor parte de su producción se realiza con gamay, Las uvas Gamay no siempre han tenido una buena prensa: en el siglo XIV, Philippe le Hardy ordenó que todas las plantas gamay que se cultivaban en su región, Borgoña, fueran arrancadas. Le reemplazaron estos pies por una variedad de uva considerada más noble, Pinot Noir. Así, Gamay se limitó a la región de Beaujolais, desde el sur de Macon hasta el norte de Lyon. El vino producido era ciertamente menos prestigioso, pero las cantidades más importantes.
Una de las particularidades del Beaujolais Nouveau es que su vinificación se realiza a partir de grupos enteros, no triturados. La vinificación tiene lugar de acuerdo con el método de maceración carbónica, es decir, en tanques saturados con dióxido de carbono. Este proceso favorece la producción de vinos ligeros, cuyos aromas frutales se ven agravados por la adición de levadura.

Fue

[/mk_blockquote][vc_column_text disable_pattern=”true” align=”left” margin_bottom=”0″ p_margin_bottom=”20″ width=”1/1″ el_position=”first last”]

Cada tercer jueves de noviembre, el nuevo Beaujolais aterriza en las mesas. ¿Cuándo despega este viaje?

en 1951 que la historia de Beaujolais Nouveau comenzó, precisamente el 11 de marzo, cuando la ley entonces permite la venta de vinos de la cosecha de desde el 15 de diciembre solamente. Descontentos, los enólogos de Beaujolais se unieron para obtener el permiso para vender sus vinos “en primeur”, a principios de año.
El 13 de noviembre de 1951, una adición a la ley le permite a la Unión de Vinos de Beaujolais comercializar vinos antes del 15 de diciembre: ¡Nace Beaujolais Nouveau! No fue hasta 1985 que la fecha de Beaujolais Nouveau se fijó para el tercer jueves de noviembre de cada año. Esta tradición se ha fortalecido a lo largo de los años y el festival Beaujolais Nouveau es hoy un evento esperado y celebrado en toda Francia.

Detrás del nuevo Beaujolais se encuentra un golpe genial de marketing que mejora su estrategia cada año. De hecho, la producción de un vino fecha fija transmitida por todos los medios de comunicación, es una gran ayuda para los productores que venden fácilmente su stock de vino. Pese a todo el mundo estar de acuerdo y convertirse en un evento de carácter internacional, no ha evitado que se trate de un pretexto perfecto para la fiesta y una velada con amigos orquestado por un vino bueno y fácil de beber.

Sus técnicas de elaboración son reguladas por la “AOC” o Denominación de Origen Controlada de Beaujolais y Beaujolais-pueblos. Su producción se extiende sobre un área geográfica muy precisa, concretamente al norte de Lyon, en la región de Auvergne-Rhône-Alpes, y al sur de Mâcon en el departamento de Saône-et-Loire, con el fin de garantizar la calidad de la producción.
Para que un vino sea considerado un Beaujolais Nouveau debe producirse a partir de la uva Gamay de jugo negro a blanco. Las técnicas de producción de Beaujolais Nouveau son la maceración carbónica (tradicionalmente utilizada en Beaujolais), la maceración tradicional (ya que se practica de manera más general para elaborar vinos tintos) y la termovinificación, que consiste en calentar la cosecha antes de la fermentación. (Esto facilita la extracción de compuestos fenólicos durante la fase de maceración y desarrolla precursores aromáticos específicos).

Por supuesto, este vino combina estupendamente con los quesos como el Saint Marcellin o Saint Félicien por su carácter afrutado, pero si estás pensando en llevarlo a una cena podrás acompañarlo con platos en salsa, pollo asado, bruschetta toscana e incluso mariscos!

El hecho es que el Beaujolais Nouveau es una tradición profundamente arraigada en la cultura popular francesa y que ha superado con creces sus fronteras, ya que nos encontramos al mismo tiempo en la mayoría de los países que consumen este vino.
En Lyon nos podremos encontrar en cualquier bar de vinos que se precie o en la Place du Terreau, donde se celebra el tradicional Beaujol’en Scène , un evento organizado durante 20 años por los Jóvenes Viticultores del Ródano. En el menú: fiesta disco, barriles enrollados y piercing a la medianoche.
En París ¡con 1.1 millones de botellas, la región de París es la que más Beaujolais Nouveau vende cada año!
En Japón te puedes dar un baño de Beaujolais en Hakone, una ciudad famosa por sus aguas termales naturales. Y la bañera no está realmente llena de vino, ya que solo se agregan seis botellas a los 13,000 litros de agua.
En Londres muchos bares ofrecen fiestas alrededor de Beaujolais Nouveau. ¡Tal oportunidad de fiesta los ingleses no lo dejarían pasar! Cerca de la plaza Leicester, The Beaujolais es una verdadera institución, instalada desde hace más de 30 años.
En Nueva York, una hermandad báquica cuyo objetivo es promover los vinos de Beaujolais (Orden de Compañeros Beaujolais) organiza todos los años una gran velada alrededor de la salida del primer vino. Menús de carne de vacuno de Borgoña, quiche Lorraine y una deliciosa sopa de cebolla adornan las mesas.
Y en Murcia, en La Lechera de Burdeos, ¡nos hemos sumado a éste evento durante 8 años! Salimos a la calle donde nuestros clientes nos encuentran con degustaciones de quesos, fondues, bodegones, música y un pintor de la región que plasme nuestra escena y la podamos recordar en nuestras paredes. Toda la trayectoria vínicofestiva la tienes expuesta en nuestro local 🙂

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]