En nuestro artículo de hoy, hablamos de uno de los quesos más innovadores de nuestra selección. El Queso Ruperto de Corteza Lavada es de leche cruda de oveja, pasta semiblanda y, cómo no, de elaboración artesanal.

Quesos Ruperto es ya un referente en la elaboración de este tipo de productos bajo principios de calidad, tradición y eficiencia ha recibido ya cinco importantes premios nacionales y uno internacional. Posee un rebaño de ovejas de las que se extrae la leche con la que elaboran estos quesos, lo que les permite controlar la calidad y la trazabilidad del producto en todas sus fases.

Un queso de olor vegetal, algo intenso y de fermentación, típico en este tipo de cortezas. Te invitamos a descubrir su textura semiblanda, su cremosidad y granulosidad fina en boca, y a que identifiques sus notas vegetales y a frutos secos.

¡Pincha aquí y llévalo a tu carrito de compra!

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text disable_pattern=”true” align=”left” margin_bottom=”0″ p_margin_bottom=”20″ width=”1/1″ el_position=”first last”]

[/vc_column_text][mk_blockquote style=”line-style” text_size=”16″ align=”left” width=”1/1″ el_position=”first last”]Sus cavidades azules se deben a la siembra del penicillium roqueforti que se desarrollará gracias al pinchado de agujas decorando su pasta de vetas azules. Su pasta se puede apreciar diferente en su elaboración en verano a la de invierno, la primera tiende a un marfil hueso y brillante, y la segunda es más blanquecina y menos húmeda[/mk_blockquote][vc_column_text disable_pattern=”true” align=”left” margin_bottom=”0″ p_margin_bottom=”20″ width=”1/1″ el_position=”first last”]

En el corazón del Parque Natural Regional de Grands Causses, vasto espacio con paisajes áridos y contrastados, el Azul de Séverac nace y extrae de él sus cualidades específicas y originales. La leche se enriquece con el aroma de las plantas que crecen allí haciendo de su cata olfativa un viaje fresco y sostenido. Se diseña con la leche de oveja que proviene únicamente de granja, esto implica un sabor fuerte y ligeramente picante, toques dulces y creciente vigorosidad a medida que madura. Su riqueza organoléptica, lo convierte en un queso excepcional.

Sus cavidades azules se deben a la siembra del penicillium roqueforti que se desarrollará gracias al pinchado de agujas decorando su pasta de vetas azules. Su pasta se puede apreciar diferente en su elaboración en verano a la de invierno, la primera tiende a un marfil hueso y brillante, y la segunda es más blanquecina y menos húmeda. Luego se refinará al aire fresco y húmedo de bodegas durante 4 a 6 semanas, haciendo de su pasta una masa consistente y cremosa.

En La Lechera de Burdeos lo recomendamos al final de la tabla, al final de la comida, lo consideramos sin duda un buen sabor de sobremesa, ¡motivo por el que fue una de las primeras referencias que decidimos traernos! Por supuesto en la cocina da mucho juego también, resulta delicioso en tortillas, pasta o patatas, carnes asadas o ensaladas.
¿Te animas a probarlo?

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]